Marcas‎ > ‎

Huawei

Huawei abre su código fuente

publicado a la‎(s)‎ 26 oct. 2012 11:48 por Naujoël Isipedia

"No somos diferentes a otras compañías emprendedoras de Silicon Valley"

La declaración del vicepresidente de relaciones con los medios de Huawei para Europa, Oriente Medio y África, Ronald Sladek, se produce tras la decisión de la empresa de abrir su código fuente a las autoridades australianas.

Huawei desveló ayer que ha decidido permitir un acceso sin restricciones al código fuente de su software y equipos en Australia, uno de los países que ha bloqueado a la compañía china, después de que a principios de octubre una comisión del Congreso de EE UU le acusara de ciberespionaje y de suponer un riesgo potencial para la seguridad nacional. Con este desnudo tecnológico, Huawei busca ganarse la confianza de gobiernos y empresas.

John Lord, presidente de la compañía en Australia, señaló ayer que Huawei "ha hecho un pobre trabajo de comunicación sobre sí misma y tenemos que asumir una responsabilidad plena sobre ello", informó Reuters. El directivo añadió que la compañía tenía que ser más transparente para evitar prejuicios.

El ejecutivo también propuso la creación de un centro de evaluación de ciberseguridad en Australia, con el fin de evaluar la seguridad de las tecnologías que están siendo implementadas en proyectos de infraestructuras críticas. "Todos debemos colaborar porque ningún país, agencia, proveedor o compañía de telecomunicaciones tiene todas las respuestas", añadió Lord en un contexto crítico para la compañía, pues Australia ha bloqueado sus planes para participar en la construcción de su red nacional de banda ancha. Un proyecto valorado en 29.350 millones de euros.

El vicepresidente de relaciones con los medios de Huawei para Europa, Oriente Medio y África, Ronald Sladek, dijo ayer a CincoDías que la intención de ofrecer a las autoridades australiana acceso sin restricciones al código fuente de su software "es una iniciativa en el marco de nuestra absoluta disponibilidad y apertura a la hora de colaborar con el gobierno de cualquier país en materia de ciberseguridad. Ya lo hicimos en Reino Unido".

Sladek defendió "la trayectoria respetable" de Huawei y mostró el desacuerdo de su compañía con los resultados del informe emitido por el Comité Selecto Permanente de Inteligencia (EE UU)."Después de 11 meses de colaboración, hemos suministrado toda la información que han solicitado a la compañía, incluido datos sobre los accionistas, la cantidad de acciones que poseen, así como información de recursos de financiación y operaciones financieras. Hemos adoptado una postura transparente desde el principio y esperábamos que los resultados se ajustaran a un análisis objetivo. Por el contrario, consideramos que están basados en resultados imparciales y que no incluyen pruebas que sustenten su legitimidad", argumentó.

El directivo destacó que la"integridad" de las operaciones de Huawei y "la calidad de nuestros productos han sido probadas en más de 140 países en el mundo y nuestros informes financieros anuales de Huawei son auditados por KPMG", continuó.

Sladek subrayó igualmente que Huawei "no esdiferente de cualquier compañía emprendedora de Silicon Valley, y nuestro crecimiento y desarrollo se sustenta en el espíritu emprendedor, el compromiso y trabajo constante de nuestros empleados, así como nuestra férrea dedicación a la innovación".

Huawei trató de vender tecnología estadounidense a una empresa de Irán

Un socio iraní de la multinacional china Huawei trató de vender el pasado año equipamiento estadounidense a una empresa de Irán, de acuerdo con documentos y fuentes aportadas por la agencia Reuters.

El comprador, un operador de telefonía móvil iraní, asegura haber cancelado el acuerdo cuando averiguó que la tecnología estaba embargada y sujeta a sanciones. No llegaron a recibir ningún equipo.

Huawei, el segundo mayor fabricante de equipos de telecomunicaciones del mundo, utiliza productos de una compañía estadounidense, Andrew LLC, en algunos de los sistemas que comercializa.

Los documentos a los que ha tenido acceso Reuters muestran como Soda Gostar Persian Vista, un proveedor de Huawei en Irán, ofreció a la firma iraní MTN Irancell antenas fabricadas por Andrew LLC  un precio de 14.364 euros. Las antenas solo son parte de una lista mucho mayor de productos que MTN Irancell podría haber obtenido de Huawei a través de Soda Gostar.

Washington mantiene vetada la venta de tecnología estadounidense desde hace años, por lo que Huawei estaría infringiendo las normas estadounidenses con estos presuntos negocios encubiertos en el país islámico. Si estas prácticas se demostrasen, quedaría zanjada la polémica que recientemente suscitó un informe del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representes, donde se proponía vetar las operaciones de Huawei por las sospechas de incumplimiento de las sanciones internacionales.

Según el grupo sudafricano MTN, que posee el 49% de MTN Irancell, la firma iraní encargó a Huawei 36 antenas fabricadas en Alemania, no sujetas a sanciones. Fue Huawei quien, "a través de su socio local Soda Gostar, erróneamente dio detalles de antes fabricadas en Estados Unidos".

¿Un lamentable malentendido? ¿Una violación de la ley? Vic Guyang, portavoz de la firma china, ha reconocido que MTN Irancell canceló el pedido, pero ha desvinculado a su empresa: "Nostros no participamos en el envío porque Huawei siempre ha cumplido y sigue cumpliendo con todas las leyes y regulaciones internacionales y locales relevantes".

No es la primera vez que surgen informaciones sobre la relación de las tecnológicas chinas e Irán. El citado informe de la Cámara de Representantes aludía a la potencial amenaza que Huawei y su competidora ZTE suponen para la seguridad nacional estadounidense, por sus vínculos con las autoridades políticas del país y sus actividades en el extranjero.

1-1 of 1